La Mesopotamia

31.8.06




Mesopotamia significa:


Entre rios y viene del Griego Messos "medio" y Potamos "rios".

La Mesopotamia

Ubicación:
Una tierra entre ríos comprendida entre los ríos Tigris y Éufrates, entre las mesetas de Irán y la zona conocida como Asia menor. Los río posibilitaron el establecimiento de los hombres en medio de una zona de desiertos y montañas. Los hombres transformaron los pantanos del lugar en campos sembrados y en aldeas y ciudades de piedra.
La Mesopotamia Asiática podemos dividirla en dos sectores:
Al sur: baja Babilonia : tierras arcillosas y fértiles. Abundantes cosechas
Al norte: alta Asiria : llanura accidentada rica en bosques, minerales y piedras.




La Mesopotamia fue durante mucho tiempo el centro del mundo antiguo, el único paso importante entre el Golfo Pérsico y el Mediterráneo. Las ricas llanuras del Tigris y del Éufrates siempre estuvieron expuestas a las invasiones de los nómadas del desierto y al ataque brutal de los montañeses. La historia de la mesopotamia es una sucesión de guerras, de invasiones y de dominaciones que no duraron mucho tiempo.
Hacia 4000 antes de Cristo, un pueblo de origen desconocido, los Sumerios, ocuparon el sur de la Mesopotamia.

29.8.06

Org. politica:
En este aspecto existió una tendencia a la unificación. De la Ciudad-Templo Sumeria se pasó al estado unificado de los Caldeos. Babilonios y asirios reforzaron el poder real de tal manera que se puede decir que el rey gobernaba de forma absoluta. El rey era el primer sacerdote, jefe del Ejército y máxima autoridad del aparato administrativo.

Org. Social:
La base de la sociedad era la familia monogámica. Existían tres grupos sociales bien diferenciados: hombres libres, libertos y esclavos (que podían comprar su libertad). Los escribas, sacerdotes y funcionarios reales disfrutaban de una situación prominente. El Ejercicio de las armas fue otra ocupación importante.

Religión:
La religión era politeísta, es decir, creían en varios dioses. El culto se basaba en la adoración de los astros y las fuerzas que éstos podían tener sobre el ser humano. Así divinizaron al Sol, la Luna, el Cielo, el viento, la vegetación, la tempestad, la fecundidad, el fuego y la lluvia.
Aunque cada ciudad tenía un dios protector particular (Sumerios y Acadios adoraron al dios Shamash), al unificarse Babilonia como país se impuso al dios Marduk sobre los demás dioses. Con el predominio asirio, el dios Asur lo sustituye.
Los Mesopotámicos fueron muy afectos a ritos de tipo mágico, como era el de predecir el futuro con base en el examen de las vísceras de los animales (augurios) o en la observación del curso de los astros (astrología).

24.8.06

La Economía:
La agricultura y la ganadería eran las actividades económicas principales. Se cultivaba trigo, cebada, vid, olivo y palmeras datileras de las que se extraían jugos para preparar bebidas y fibras para la industria textil. La ganadería se basaba en la cría de
ovejas y cabras. A la llegada de los indoeuropeos se agregó la cría de caballos.
Todas las actividades económicas estaban reglamentadas. El intercambio de productos y el pago de tributos se realizaba en especies. El valor de los productos era fijado por el rey en metal. La actividad comercial fue muy activa dado que controlaban las rutas de comercio marítimo y terrestre con el lejano oriente.
Los metales llegaban desde Asia Menor, la madera del Líbano y las piedras preciosas desde India. A partir de estos materiales traídos desde otros países, ya que la Mesopotamia no contaba con estos recursos naturales, se desarrolló la artesanía, metalurgia, ebanistería y orfebrería.

El Arte:
Cocinaban arcilla para obtener terracota con la que realizaron cerámica, esculturas y tablillas para la escritura. En la escultura emplearon basalto, arenisca, diorita y alabrasto. También trabajaron algunos metales como el bronce, el cobre, el oro y la plata, así como nácar y piedras preciosas en las piezas más delicadas y en las labores de incrustación. En sus sellos cilíndricos usaron piedras de todas las clases, como lapislázuli, jaspe, cornalina, alabastro, hematites, serpentina y esteatita. No obstante, algunas de estas piedras escaseaban en la zona, por lo que tuvieron que importarlas. Se han encontrado unas pocas obras arquitectónicas de aquella época.